10 maneras de comer desayunos rápidos, saludables y ecológicos

De acuerdo con la American Dietetic Association, es importante comer un desayuno saludable, ya que proporciona energía para comenzar el día. Dependiendo de tu edad, sexo y necesidades calóricas diarias, el Centers for Disease Control and Prevention recomienda comer de 4 a 7 tazas diarias de frutas y vegetales, de las cuales muchas pueden obtenerse durante el desayuno. Incluso en nuestro ajetreado mundo, es posible tener desayunos saludables y amigables con el ambiente listos para comenzar tu día.

1. Compra alimentos locales

Los mercados de granjeros o al aire libre estimulan las economías locales, pero pueden proporcionar también acceso a frutas y vegetales frescos regionales. Porque allí los productos están recién cosechados y tienen que viajar menos millas para llegar al consumidor. Tanto la necesidad de empaques como la contaminación del aire se reducen, ayudando así al ambiente.

2. Come según la temporada

Otro beneficio de consumir en los mercados al aire libre locales es la oportunidad de comer alimentos de temporada, también se reduce el costo de envío por la importación de productos y el daño al medio ambiente.

2. Puedes probar el arcoiris de vitaminas

Las frutas y vegetales vienen en una brillante variedad de colores. Cada colorido grupo tiene sus propias vitaminas únicas, así que, entre más colores puedas incorporar en tu desayuno y dieta general, mejor.

4. Corta y rebana por anticipado

Para un desayuno rápido, prepara frutas y vegetales cuando llegues a casa de la tienda de comestibles o del mercado. Limpia, corta y empaqueta moras, vegetales, hongos y tomates para acompañar cereales, avena u omeletes. Cuece varios huevos de una sola vez y luego refrigera, para tener un bocadillo listo para llevar y lleno de proteínas.

Haz una lista

Escribe una lista para el desayuno al comienzo de cada semana. Coordínala con la agenda familiar, de manera que puedas saber qué mañanas tendrás tiempo para cocinar y cuáles requerirás tener comidas listas para llevar.

6. Llena tu alacena

Mantén tu alacena de la cocina bien provista de alimentos que complementen tus ingredientes frescos. Mezcla para panqueques de avena o granos enteros, avena instantánea, mantequilla de maní, muffins ingleses, frutos secos, nueces y mermeladas y jaleas sin azúcar agregan variedad y son económicos.

7. Tomar y llevar

Cuando todo lo demás falle, empaca unos desayunos listos para llevar en tu portafolios o mochila. Una manzana y queso en tiras, una banana y yogur griego o un paquete de avena instantánea, todos son desayunos saludables llenos de proteínas y carbohidratos ricos en energía.

8. Decídete por los granos

Los granos enteros como el pan integral, los muffins ingleses, el pan pita y las tortillas, todos sirven como contenedores para comida deliciosos y altos en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal y te mantendrá satisfecho por más tiempo.

9. Desayuno líquido

Vuelve puré algunas frutas y conviértelas en salsas para rociar sobre unos panqueques o waffles integrales, prepara jugos de frutas 100% naturales para que completen tus necesidades diarias de frutas y vegetales o sírvete unos batidos de frutas para tener otras opciones de desayuno rápidas y saludables.

10. Congela la mañana


Los batidos son una manera rápida de incorporar más frutos a la canasta.

Salva frutas, vegetales y panes antes de que se echen a perder limpiándolos, cortándolos y colocándolos en bolsas para congelar. Congela unos panqueques extra para tener una comida rápida y consistente, o vacía unas piezas de fruta congelada en la licuadora con algo de leche baja en grasa y yogur griego para obtener un batido de frutas congelado que te ahorrará unos centímetros de cintura y unas monedas a tu bolsillo y te ayudará también a disminuir la basura que produces. Con estos consejos, tu desayuno puede ser rápido, sabroso, saludable y amigable con el ambiente.

Más galerías de fotos



Escrito por joni watson | Traducido por reyes valdes