10 formas de perder peso en 1 semana

Nada parece ayudar a motivar a los que hacen dieta más que una pérdida rápida de peso. La razón para querer eliminar el exceso de peso es variada, desde querer verse bien en traje de baño a estar sano y en forma. Cualquiera sea el caso, establece metas razonables y dietas sensibles. Encuentra un plan a largo plazo que puedas mantener por el resto de tu vida. Tener una dieta rápida está bien, siempre y cuando lo hagas de forma sana y no tengas expectativas irreales. La mayoría de la gente no puede perder más de 3 o 4 libras (1,36 o 1,81 kilogramos) en una semana sin poner en peligro su salud.

Come un desayuno sano

Comienza cada día con un desayuno sano. Incluye una porción de proteína, al menos una o dos de frutas o vegetales, una porción de cereales y algún lácteo para el calcio. Un desayuno bueno y sano te proveerá la energía que necesitas para la mañana, y te ayudará a prevenir las ganas de comer un bocadillo pegajoso a media mañana.

Toma agua

Toma al menos 8 vasos de 8 onzas (226,796185 gramos) de agua cada día. Cuando sientas la primera punzada de hambre, bebe un vaso de agua primero y dale tiempo para saciar tu sed. Puede que no tengas hambre después de todo.

Sustituye comidas sanas

En lugar de mascar comidas insanas, sustituye por comidas sanas que nutrirán tu cuerpo y no agregarán grasas o carbohidratos innecesarios a tu cuerpo. Algunos ejemplos de sustituciones sanas incluyen lácteos libres de grasas en lugar de lácteos enteros, palomitas cocidas con aire, en lugar de hechas al microondas con manteca, avena en lugar de cereales dulces y pastel de ángel en lugar de bizcocho.

Come más seguido

Ten en cuenta el sentarte a comer tres comidas grandes por día. Esto previene que tengas hambre por esperar demasiado entre comidas, y ayuda a resaltar tu metabolismo. Si tu cuerpo no obtiene la energía que necesita en forma consistente, es probable que ingrese a modo de inanición.

Incrementa tu actividad

Encuentra excusas para moverte lo máximo posible. Estaciona lo más lejos posible de la oficina o de las tiendas para que puedas quemar algunas calorías extra al caminar. Usa las escaleras en lugar del ascensor. Si es posible, en lugar de enviar correos electrónicos a alguien en la oficina, camina hasta esa persona y dale el mensaje.

Usa platos pequeños

Permítete llenar el plato, pero usa platos más pequeños. Usa un plato de ensalada para una comida o una taza de crema para el helado. Solo puedes poner tanta comida en un plato de tamaño más pequeño, así que deberás resistir las ganas de comer un segundo plato.

Incrementa la fibra

Las comidas ricas en fibras te darán la sensación de estar lleno más rápidamente, y ayudará a tu sistema digestivo a funcionar mejor. Algunas excelentes comidas altas en fibra incluyen la mayoría de frutas, vegetales y cereales.

Toma nota

Mantén un bloc de notas contigo todo el tiempo. Escribe cada bocado que pongas en tu boca. Te sorprenderás cuántas calorías involuntarias consumes cada día. Incluso los bocados pequeños de algo te ayudarán a sumar kilos si exageras.

Come despacio

Siéntate a comer y disfruta tu comida. Corta en bocados pequeños, y luego de ponerlos en tu boca, deja el tenedor y mastica tu comida. Esto te ayuda con la digestión, y le da a tu cuerpo darse cuenta que está lleno.

Haz dieta con un amigo

Hazte responsable de hacer dieta con un compañero. Si eres competitivo, haz una competencia. Si no, disfruta de perder peso con un amigo.

Más galerías de fotos



Escrito por debby mayne | Traducido por lautaro rubertone