10 alimentos que te ayudan a dormir

Se estima que hasta 25 por ciento de los estadounidenses usan algún tipo de auxiliar para conciliar el sueño, usualmente algún tipo de medicación. Lo que no saben, sin embargo, es que algunos cambios en su dieta puede ser todo lo que necesitan para conciliar ese sueño que tanto les hace falta. Varias vitaminas y minerales comunes que se pueden encontrar en ciertos alimentos han demostrado que pueden mejorar tanto la calidad como la duración del sueño.

Leche, queso y yogur

Sí, aquella vieja costumbre es verdadera: el beber un vaso de leche tibia antes de ir a la cama puede ayudarte a conciliar el sueño. La leche es una excelente fuente de magnesio, que, de acuerdo con un estudio del Human Nutrition Research Center, ha probado que puede relacionarse con sueño más profundo y con menos interrupciones. La leche, junto con otros alimentos diarios, como el queso y el yogur, son también altos en calcio, lo que ayuda al cerebro a producir melatonina, la hormona inductora del sueño.

Granos enteros, nueces y semillas

La gente que sufre de deficiencia de magnesio puede experimentar falta de sueño a largo plazo. Puedes combatir la falta de este elemento en tu dieta comiendo alimentos de granos enteros, como la quinua, cebada, trigo bulgur, panes y pastas de granos enteros, avena integral y arroz integral. Nueces como las pacanas, nueces y almendras y semillas como la de calabaza, girasol, sésamo y linaza, también contienen magnesio. Además, estas mismas nueces contienen triptófano, que puede curar la depresión y promover la relajación.

Lentejas y vegetales de hoja verde

Debido a que una deficiencia en ácido fólico se ha asociado con el insomnio, el comer alimentos altos en folato, como las lentejas, puede mejorar el sueño. Las lentejas se disfrutan mejor en sopas o ensaladas frías. La coliflor, las remolachas, el perejil y los espárragos, son todas buenas fuentes de folato. Los vegetales de hoja verde, como la espinaca, la col rizada y las acelgas, son todos altos en folato, así como en calcio y magnesio, otros dos poderosos nutrientes que propician el sueño. Una dieta alta en folato puede ayudar a combatir el síndrome de fatiga crónica.

Brócoli y huevos

Junto con los productos lácteos y los vegetales de hoja verde, el brócoli es otra estupenda fuente de calcio. De acuerdo con el sitio web Nutrition411, un estudio publicado en el "European Neurology Journal" concluyó que la deficiencia de calcio puede causar interrupciones del sueño. En este estudio, una vez que los niveles de calcio eran normales, las interrupciones del sueño disminuían. Las deficiencias de vitamina A también pueden causar problemas del sueño, especialmente en adultos mayores y en aquellos que sufren de la enfermedad de Parkinson, Alzheimer, esquizofrenia y depresión. Los huevos son altos en vitamina A, pero asegúrate de comer el huevo entero, ya que la yema contiene el 100 por ciento de la vitamina A que se encuentra en un huevo.

Más galerías de fotos



Escrito por megan ware | Traducido por reyes valdes